Es buena idea invertir en cobre en 2018?

¿Invertir en cobre en el 2018 o no?

La cuestión está complicada, sobre todo acercándonos a finales del verano con el precio habiendo caído de una manera tan fuerte.

Los últimos dos años, desde el 2016 hasta principios del 2018 fueron estupendos para el precio del cobre siendo uno de los instrumentos más de moda en el mercado.

Por eso es seguro que muchos inversores cayeron en la “trampa” de comprar cuando el precio internacional estaba en máximos, más o menos por los 3,2 dólares la libra.

Esto último es lo que suele ocurrir cuando un mercado está comportándose muy bien y se pone de moda, que la gente de la calle ve las noticias de lo bien que va dicho mercado y compra inversiones relacionadas con este metal.

Por ejemplo, tenemos artículos de expertos en el sector, como Juan Carlos Saldarriaga, que en noviembre del 2017 cuando el precio del cobre estaba en 3,13 dólares, que decían que el cobre entraría en una fase muy alcista desde el 2018 hasta el 2025. Si muchos inversores compraron inversiones en cobre animadas por ese artículo en ese momento, unos meses después ven como sus inversiones pierden bastante dinero. La bolsa, les recuerdo, es un mundo muy complicado.

Este ha sido otro de esos casos en los que seguro que muchos inversores particulares han comprado en un pico de mercado, viendo como el precio de sus inversiones baja después, y cayendo muchos de ellos en ese sentimiento negativo que siempre acompaña a la pérdida de dinero.

¿Es buena idea comprar cobre en el 2018?

inversion cobre 2018

Sin embargo, no es para tomárselo muy a pecho porque no estamos hablando de un caso de grandes excesos, ya que el mercado alcista y la corrección no han sido lo suficientemente grandes como para que el “invertir en cobre” se haya convertido en fenómeno de masas, como sí lo ha sido lo de invertir en Bitcoin u otros activos más de moda.

El caso del cobre es diferente.

Aunque parece un mercado alcista muy grande, en realidad presenciamos uno de carácter medio que no sabemos si pertenece a una nueva fase secular alcista del metal rojizo, o simplemente un rebote en medio de lo que todavía podríamos considerar un mercado secular bajista que viene en marcha desde el 2011.

Esto último que acabo de decir se comprueba bien en el gráfico de largo plazo con barras mensuales, donde podemos tener una perspectiva adecuada de lo que ha pasado con este mercado.

Lo cierto es que en el 2016 el cobre salió de un mercado bajista horrible que había durado 5 años y que hizo que el precio cayera más de un 50%.

Podemos estar seguros que el clima inversor para comprar cobre e inversiones asociadas era mínimo.

Justo en ese momento comenzó la recuperación y a principios del 2018 mucha gente tenía esperanzas de que este fuera el mercado de resurgimiento definitivo del cobre.

Sin embargo, no ha sido así y tras tocar 3,30 dólares la libra ha caído de manera drástica a los 2,60, hasta colocarse en una situación intermedia.

Saber si es momento para invertir en cobre o no es complicado ahora mismo.

Análisis técnico cobre 2018

Desde un punto de vista técnico-bursátil la cosa está bastante indecisa pues vamos formando un embudo de largo plazo tal y como podemos ver con las líneas de tendencia de los mínimos y máximos interanuales de los últimos 15 años.

Lo interesante aquí es que la línea de mínimos ha ido subiendo de precio, de los 0,70 en el 2003 a los 1,30 del 2008 y los 1,9 del 2015.

Por lo tanto, si tenemos en cuenta que la tendencia a largo plazo muestra un sesgo alcista, creo que sería buena idea, por ejemplo, realizar operaciones de inversión si el precio llegara a esa línea de soporte de tendencia, más o menos en los 2,2 dólares.

A día de hoy tampoco es un momento muy malo para entrar a comprar posiciones, porque con esta caída ya estamos en un “descuento” bastante interesante que nos aproxima a estos soportes de largo plazo.

También estamos en el soporte de la media móvil de 150 sesiones, otro punto muy interesante y que anima a invertir en posiciones de cobre.

No obstante, estoy más bien hablando de posiciones más a largo y medio plazo, porque a corto plazo, habría que estar atento a los soportes de 2,5 dólares, ya que si son violados a la baja podríamos continuar la caída, sin duda.

Análisis fundamental del cobre

Una de las cosas que siempre trae una caída del precio del cobre es, sin duda, la preocupación de los círculos financieros, porque es bien conocido que el cobre suele tener una correlación bastante positiva con la economía mundial.

Sin ser una relación perfecta el tema es el siguiente:

  • Si el precio del cobre sube es que la industria mundial está en buena forma y las economías están creciendo
  • Por el contrario si el precio del cobre baja, podría ser señal de que la economía mundial se está enfriando y por tanto podríamos entrar en recesión y con ello mercados bajistas bursátiles, que tan dañinos son para la sociedad.

Por eso podemos decir que estamos en uno de esos momentos en los que muchos analistas se preocupan de que esta caída puede ser el aviso de que la economía mundial se esté enfriando y que estemos en el fin del ciclo expansivo de los últimos años.

Por ejemplo, Hugo Ferrer, en Inbestia opina que los riesgos bajistas en Bolsa aumentan considerablemente.

Sin duda, hay que estar atentos a cómo se van desenvolviendo las cosas en los próximos meses porque una posible recesión mundial o en los Estados Unidos haría que el precio del cobre pudiera caer incluso más.

Según el artículo mencionado antes, del periódico digital peruano elcomercio.pe los factores que apoyan la subida del precio del cobre, como el aumento de los coches eléctricos o de la demanda de China, harán que veamos un mercado alcista apoteósico.

¿Invertir en cobre en 2018 con el mercado cayendo?

De momento llevamos unos meses muy malos en el precio del cobre y parece que las previsiones de los analistas de los mercados de metales no se acaban de cumplir.

Sin embargo, en una cosa está en lo cierto: el cobre, después de pasar 5 años muy malos desde el 2011, está en mejor posición de tener un mercado alcista importante en el futuro.

Lo más normal es que el próximo gran ciclo sea uno alcista, pero no hay que descartar para nada un mercado bajista importante causado por una recesión.

Esto último es, desde mi punto de vista, bastante probable, y podría darse el caso de que el precio del cobre cayese por debajo de los 2 dólares, incluso a 1,5 o menos.

Pero no nos asustemos, porque en un caso así entonces sí que tendría ya mucho más sentido invertir en cobre y en los diferentes vehículos asociados al mismo, como por ejemplo las acciones mineras, de las que hay muchas en Latinoamérica.

Gracias por compartir

Deja un comentario